EL DESPERTAR DE LUCY

EL DESPERTAR DE LUCY

¡Mamá tengo miedo…! Esas eran las palabras que repetía Lucy a su corta edad, pues siempre confundía la realidad con sucesos macabros, pesadillas vividas literalmente. Su mamá, amante de lo paranormal, lo atribuía a un don sobrenatural, ese por el cual pusiese comunicarse con el inframundo.

Cuenta la leyenda sobre dos universitarias: Lucy y María, las cuales eran muy buenas amigas desde hace ya varios años. Ellas eran algo peculiares, por un lado Lucy era lesbiana y María estaba muy deprimida pues había terminado con su novio.

Todo sucedió cuando estaba por culminar sus vacaciones, ellas querían salir de la rutina y decidieron pasar unos días en la granja de los padres de María, deseaban descansar en un ambiente tranquilo ya que el lugar se encontraba aislado en el campo. Sin embargo, aquel lugar tenía un ambiente tenebroso, escalofriante y de mucho misterio; pero Lucy se sentía muy a gusto acompañando a María.

Ya estando en la granja, 
justo al anochecer, un misterioso hombre tocó la puerta… En cuestión de minutos, María estaba herida y amordazada, y su familia había sido sangrienta y cruelmente asesinada, la verdad fueron degollados sin ninguna piedad por este sujeto con una motosierra. ¿Es que acaso aquel lugar de tranquilidad estaba convirtiéndose en un verdadero infierno…?

Tras el espeluznante episodio, María fue metida en la furgoneta del asesino, por más que estaba amordazada y golpeada, sus gritos resonaban por todo el lugar. Sin haber sido vista por el psicópata, Lucy debía mantenerse escondida y pensar por adelantado los movimientos del verdugo, si quería liberar a su amiga y salir con vida.

Lucy aterrorizada y casi en estado de shock repetía una y otra vez: NO VOY A PERMITIR QUE ALGUIEN SE INTERPONGA ENTRE NOSOTRAS... NO VOY A PERMITIR QUE ALGUIEN SE INTERPONGA ENTRE NOSOTRAS...

Es entonces que empezó un trepidante duelo entre ella y el asesino. Lucy logró subir a escondidas con un cuchillo a la furgoneta. El asesino, sin darse cuenta de la presencia de Lucy, cerró la puerta y comenzó a alejarse de la granja.

En el trayecto, el psicópata se detuvo en una gasolinera, Lucy le entregó el cuchillo a María y entró a la tienda para pedir ayuda. Allí, Lucy es testigo de cómo aquel misterioso hombre continuaba con su masacre, matando al encargado de la tienda con un hacha. El asesino regresó al camión y es seguido por Lucy, quien tomó un vehículo cercano para ir detrás de María. Sin embargo, él se percató de su presencia y chocó el vehículo de Lucy, arremetiéndola fuera de la carretera. Herida por el choque, Lucy logra huir al bosque mientras el hombre la perseguía.
Increíblemente, Lucy logró matar al asesino cruelmente... todo había terminado. Ella en estado de shock seguía repitiendo: NO VOY A PERMITIR QUE ALGUIEN SE INTERPONGA ENTRE NOSOTRAS...

Lucy regresa al camión para salvar a su amiga. Al llegar, María se muestra aterrada ante su presencia. ¿Qué habría pasado...?

Mientras tanto, unos policías examinan las cámaras de seguridad de la tienda, donde se revela algo muy escalofriante y aterrador, nada tenía sentido...

Con un gesto de alegría plena Lucy desata a María, solo quería protegerla y verla bien. Tan pronto como María es liberada, amenaza a Lucy con el cuchillo y la culpa de asesinar a su familia, diciéndole con vos desgarradora: “Tú los mataste…”. Se podía apreciar el pavor y la desesperación que sentía María, quien sin pensarlo usó el cuchillo para cortarle la cara y apuñalarle en el estómago a Lucy; logrando escapar al bosque.

Lucy persigue a María con una sierra. María llega a la carretera y logra que un vehículo se detenga, pero Lucy aparece con la sierra y mata al conductor... ¿Pero qué estaba pasando? Presa del pánico, María agarra una palanca que estaba en el automóvil e intenta de escapar por la carretera; pero es demasiado tarde, Lucy ya estaba junto a ella y la obliga a decirle que la ama, y en eso... la besa, diciéndole: “Soy Lucy... tu Lucifer... NO VOY A PERMITIR QUE ALGUIEN SE INTERPONGA ENTRE NOSOTRAS... NO VOY A PERMITIR QUE ALGUIEN SE INTERPONGA ENTRE NOSOTRAS...”. Mientras se besan, María clava la palanca en el pecho de Lucy, mientras ésta sigue repitiendo la misma frase de manera escalofriante...

Hoy en día, Lucy se encuentra en un hospital psiquiátrico, es que no era un don lo que tenía, era un desorden mental, lo que le provocaba que tuviese una doble personalidad. Ella en realidad amaba a María, pero sus alteraciones mentales, la condujeron a realizar la más sangrienta masacre. María la visita en el centro psiquiátrico y la observa a través de un espejo unidireccional; pero inexplicablemente, Lucy le sonríe, consciente de que detrás del espejo estaba María, repitiendo las mismas palabras: NO VOY A PERMITIR QUE ALGUIEN SE INTERPONGA ENTRE NOSOTRAS...


El cerebro puede sufrir muchas alteraciones, llevándonos a realizar muchas atrocidades... ¿Y tú... sabes a quien llevas a tu casa?